Pabellón de la Salud; Modelo UNAC

Concretar una idea que se encuentra envuelta en una red de ensoñaciones, representa en ocasiones una gran dificultad; pero mucho más difícil es llevarla a la práctica en la realidad de una sociedad, que día con día sufre grandes transformaciones. Pero cuando se unen dos o más inteligencias con un objetivo común, los resultados suelen ser sorprendentes y hasta grandemente exitosos.

Eso es lo que representa el modelo UNAC del Pabellón de la Salud, un modelo de trabajo orientado a la promoción y educación para la salud de los niños sustentado fuertemente en el arte y la creatividad, cuya idea original surge de la mente soñadora y humanista de Florencia Infante Carreño de Garza, gran promotora de la filantropía, viéndose enriquecida por la experiencia de profesionales de la salud como la Dra. Dora Elia Cortés Hernández, médico por formación y educadora por vocación, quien trata de convertir esas ideas en un modelo de trabajo aplicable a cualquier entorno donde pueda desarrollarse sin perder su concepción integral y que pueda ser asimilado por la población infantil.

El único requisito indispensable por sus autores para la aplicación de este modelo en cualquier ambiente, es no perder de vista el objetivo fundamental lo representa la búsqueda de la toma de conciencia de los niños para el auto cuidado de su salud, utilizando el arte y las herramientas virtuales modernas que les permiten enfocar su atención hacia su propio cuerpo y el valor que tiene mantenerse saludable para alcanzar su pleno desarrollo, así como generar una genuina disposición de compromiso social solidario con causas como cáncer infantil.

La traducción arquitectónica de este modelo llevado a la creación de una infraestructura de gran atractivo visual, funcional y fácilmente operable en un espacio como las instalaciones del zoológico de Zacango en el Estado de México y el Parque UNAC Unidad Pipo en Guadalupe, N indiacialis.com.L., se debió al esfuerzo y extraordinario trabajo del Arquitecto Alexandre Lenoir, quién a través de su firma logró transformar una de las naves en un moderno espacio dedicado al arte y la salud para ser visitado por los niños y sus familias durante todo el año.

Estamos seguros que con la conjunción de todas estas ideas, el resultado será exitoso y se verá reflejado no sólo en las visitas al Pabellón sino que a mediano y largo plazo contribuirá a mejorar las condiciones de la salud de la población infantil.